​Danzo para mí, danzo para ti 

Falta muy poco para tenerte en mis brazos, aunque ya te llevo en mi alma desde hace meses

Danzo para mí y así danzo para ti

Danzo con la espera, con el no saber, con el amor y hermoso dolor de ser mamá

Danzo con todas mis ilusiones y miedos

Con mis despertares de madrugada y mis ideas de cómo decorar tu bienvenida

Danzo con mi cuerpo cambiado, transformado, adaptado a llevarte a todos lados

Danzo y a veces caigo, me canso pero sigo danzando por las fuerzas que me das

Danzo con el amor que les tengo que de alguna manera encuentra cómo crecer

Danzo con mi propia sanación, con mi propio aprendizaje en esto de ser mujer y ser mamá, de equivocarme a cada rato y verme imperfecta pero a tus ojos inocentes bella y experta, a tus ojos simplemente ‘mami’

Danzamos juntos en esto, tu aprendiendo a vivir en este nuevo y complejo mundo y yo aprendiendo a vivir con cada nueva experiencia, al final creo que siempre estamos aprendiendo a vivir solo que tenemos algo más de recorrido

Danzo con ustedes mis críos, y quisiera danzar con ustedes por siempre, abrazados, mirando sus ojitos en cada nuevo paso, juntos

Mamá danzando con la vida

Familia

…para mi tribu, mi familia, mi luz…

Tenemos un espacio en este mundo, que es agua, aire, o no es nada, pero es nuestro espacio.

Somos una tribu, somos una mezcla de almas que el universo juntó o que se buscaron en el universo. Sea como sea, gracias siempre porque nos encontramos.

Somos un roble, somos fuego, somos luz, ternura y risa, somos vida y a veces caos, y desde ahí vamos floreciendo.

Mi compañero de vida, caminamos juntos casi desde siempre, desde casi niños; a veces reimos de tener ahora dos caminantes más. Nuestra tribu crece, ellos son nuestros maestros en tantas cosas.

Anoché soñé con nosotros, hay momentos en que no existe ustedes y yo, porque nos entreveramos, nos volvemos un espiral, y sin embargo somos cada uno un caminante de su propia vida, de su propio aprendizaje.

Estoy para ustedes siempre, me traen brillo, me traen esas gotas de lluvia que provocan colores o ese primer aleteo de mariposas, me dan suspiros y sí a veces cansancio. Pero todo lo vale!! 

Mi tribu me da sentido y a la vez mi rumbo es uno que atravieso desde mi ser mujer. Es la vida desde el amor profundo y la incertidumbre. Puro aprender.

Somos la naturaleza, podríamos ser palmeras, ríos o una cueva. Somos sueños, viajes y tierra; y desde ese lugar sólo somos.

Este es el amor real, con llantos, equivocaciones y risa, con intentos y pasos de aventura, de la mano, nuestras manos que sostienen y acompañan. Con besos, abrazos y berrinches, con pinturas de pared y papillas, con canciones y cuentos libres. 

… acá estoy para ustedes siempre, y sé que están para mí. 

Mamá leona y mamá gallina